Menú Principal
16 de octubre de 2020

Los desafíos de la anestesiología en tiempos de pandemia

El día 16 de octubre del año 1846, el dentista William Morton, realizó la primera prueba práctica y en público de un procedimiento clínico con anestesia, hecho que hoy se conmemora como el día de la especialidad médica de anestesiología, la cual está dedicada al confort y cuidado especial de los pacientes durante las intervenciones quirúrgicas u otras intervenciones que generan dolor.

Esta disciplina médica ha tenido grandes desafíos a lo largo de la historia y gracias al nuevo coronavirus se le han sumado muchos más a la hora de practicarla.  

La anestesióloga Camila Jeraldo, médico jefe del Pabellón de este recinto asistencial. cuenta que producto de la pandemia, “ los turnos de rotación entre nuestros equipos han tenido que ser con horarios más distendidos, porque así evitamos estar en contacto entre nosotros y así si uno se contagia con covid-19 no expondrá al resto”

Por otro lado, la docotora cuenta que la llegada de este virus significó que “cuando ingresamos con un paciente, tenemos que cuidarlo mucho más que antes a él y a todo el equipo, ya que por ejemplo, en una intervención de urgencia y de riesgo vital, no existe el tiempo de hacer un PCR y saber si la persona está contagiada, por lo que gracias a nuestros protocolos de seguridad podemos atenderla a pesar de eso y resguardar la seguridad de todos”.

Esto es posible ya que los profesionales de anestesiología siempre deben estar revisando guías internacionales y nacionales para el manejo del paciente en este contexto sanitario, siendo una especialidad que amerita estar en contante revisión de contenidos para el bienestar de los pacientes.

Camila Jeraldo también dice que “el tiempo que pasamos dentro del pabellón ahora es más extenuante que antes, pero la satisfacción de salvar vidas o resolver los problemas de salud de las personas nos motiva y nos llena el corazón de alegría”.   

Según ella, “el anestesiólogo es el intensivista del pabellón”, haciendo referencia a que en situaciones críticas con determinados pacientes de manejo más complejo, son ellos los que ayudan a mantener a salvo a los pacientes, entendiendo que toda cirugía por más mínima que sea tiene sus riesgos. “Dentro del pabellón, un anestesiólogo es como un seguro de vida”, consigna la especialista, explicando que “generalmente todas las operaciones terminan de manera exitosa, pero en caso de agravarse un paciente, es indispensable que estemos para cuidarlos”.

La anestesiología contempla una formación integral de los profesionales que la practican, ya que por ejemplo, ellos deben realizar procedimientos en el pabellón que van desde intervenciones de pediatría, obstetricia, cirugía general, traumatología y de todas las especialidades quirúrgicas.