Menú Principal
6 de febrero de 2020

Seis hospitales de la región se acreditan y reacreditan en salud

Este proceso de evaluación es voluntario y mide más de 100 aspectos distintos en base a estándares de calidad fijados por la Superintendencia de Salud.

Esta mañana se realizó la ceremonia de acreditación y reacreditación de seis de los nueve hospitales de la región de Coquimbo. Se trata de los hospitales de alta complejidad de La Serena y Ovalle, que recibieron su reacreditación, con un 98 y 93 por ciento de los criterios evaluados, respectivamente, y de los hospitales de baja complejidad de Vicuña, Salamanca, Los Vilos y Combarbalá, que fueron acreditados por primera vez.

La ceremonia se llevó a cabo en dos etapas: la primera en el Hospital de La Serena, donde el Superintendente de Salud, Patricio Fernández, junto al Director del Servicio de Salud Coquimbo, Claudio Arriagada, hicieron entrega de los certificados y placas de acreditación a los directores del Hospital de La Serena y Ovalle. La segunda parte se realizó en el nuevo Hospital de Ovalle, donde recibieron sus reconocimientos las autoridades y representantes de los hospitales de Combarbalá, Los Vilos, Salamanca y Ovalle.

“Para las personas es una excelente noticia porque pueden tener la tranquilidad que su centro de salud cercano, al cual concurren habitualmente, tiene procesos clínicos que responden a estándares de calidad y seguridad que son certificados por la superintendencia y que tienen un respaldo legal”, señaló el Superintendente de Salud, Patricio Fernández.

Por su parte, la Intendenta de la región de Coquimbo, Lucía Pinto, comentó que esta acreditación los tiene muy contentos y orgullosos como Gobierno. “Queremos destacar el trabajo que han realizado los funcionarios de estos seis hospitales, pues da cuenta del enorme esfuerzo y compromiso que realizan día a día por entregar una prestación de salud de calidad a nuestra comunidad”.

“Lograr la acreditación es un orgullo gigante”

La acreditación en calidad en salud es un proceso de evaluación periódico al que se someten voluntariamente hospitales, clínicas, centros ambulatorios y laboratorios, y que mide más de 100 aspectos hospitalarios tales como la seguridad en los procesos clínicos, recursos humanos, equipamientos adecuados, capacidad de respuesta frente a catástrofes, entre otros.

Este proceso es llevado a cabo por entidades acreditadoras autorizadas y fiscalizadas por la Superintendencia de Salud, bajo un procedimiento que estudia de manera acuciosa el cumplimiento de un conjunto de estándares de calidad fijados y normados por el Ministerio de Salud.

“Tenemos que tener en cuenta que la región actualmente tiene un déficit de infraestructura y equipamiento, y para poder acreditar estos procesos clínicos se requirió también de un gran esfuerzo del recurso humano para cumplir con los estándares de calidad en la atención. Este es un regaloneo para los funcionarios, para darle las gracias por su trabajo y esfuerzo que realizan día a día, y también a nosotros como directivos nos da energía para poder seguir trabajando en estos proyectos de normalización, para que también la comunidad y ellos tengan lugares dignos donde poder trabajar y atenderse”, señaló Claudio Arriagada, director del Servicio de Salud Coquimbo.

Compromiso del personal que fue valorado también por Felipe Maira, director del Hospital Combarbalá, quien comentó que la acreditación es resultado de un trabajo conjunto. “Todos se pusieron los pantalones y hasta la polera por esta acreditación: funcionarios, directivos, administrativos, profesionales, guardias, porteros, todos estaban metidos en el tema, entonces fue un proceso que aparte de ser arduo y difícil, fue muy enriquecedor para nosotros, porque nos unió mucho como hospital. Además, nos ayudó para trabajar en los futuros procesos y al final el mérito de haber logrado la acreditación para nosotros es un orgullo gigante”, destacó.

Funcionarios comprometidos con la acreditación

Mérito a la gestión que también destacan los funcionarios los funcionarios y funcionarias de los distintos hospitales, quienes estuvieron presentes en la actividad, para recibir los certificados y placas que serán instaladas en sus recintos hospitalarios. 

“Para nosotros esto no es un premio, es una demostración de lo que se hizo. Nadie nos lo regaló porque éramos simpáticos o caíamos bien, sino que porque se hizo el trabajo y todos los funcionarios remamos para el mismo lado”, comentó Rodrigo González, funcionario del Hospital de Salamanca, que fue acreditado con un 91% de sus características generales.

Daniela Zabala, tecnóloga médica, encargada del Banco de Sangre del Hospital de La Serena, también comparte la alegría por el proceso cumplido. “Estamos felices por los resultados y por el porcentaje, es valorable tener un 98% en las características generales en este segundo proceso y nos sentimos súper orgullosos de nosotros como funcionarios y de nuestra institución”, comentó.

En tanto, la doctora Celia Moreno, directora del Hospital de La Serena, el más antiguo de la región, explicó lo fundamental que es para el establecimiento lograr la acreditación. “Nosotros tenemos el 85% de las garantías GES regionales, por lo tanto, al no estar acreditados no podemos dar esa prestación, y nosotros vemos 200 garantías diarias. El tener esta acreditación nos permite seguir dando atención a nuestros pacientes y además con la certeza que estamos brindando una atención de calidad, como lo exige en este minuto la superintendencia”, señaló.

Cabe destacar que en ambas ceremonias se reconoció la importante labor que tuvo la señora Arema Kraunik, funcionaria del Servicio de Salud Coquimbo, quien durante años lideró los procesos de acreditación de los hospitales de la región, y que lamentablemente falleció el pasado 24 de enero.