Menú Principal

Historia

El antiguo edificio del Hospital de Ovalle cubría casi todo el área donde hoy se encuentra la Plaza de la Salud, en la cabecera norte de la Alameda. Su construcción comenzó en 1855 con aportes de vecinos y gracias a la motivación de la Sociedad de Señoras.

En 1867 pasó a llamarse “San Juan de Dios” coincidiendo con el título de ciudad que recibió la Villa. Para el año 1870, la Sociedad de Señoras hace entrega del hospital a la Municipalidad de Ovalle, cuya apertura solemne fue el 31 de mayo de 1871

A medida que pasaba el tiempo, la comunidad requería un hospital mayor, para el 1905 la capacidad de este centro era para 34 enfermos y 12 en pensionado, mientras que en 1920 ya existían 80 camas y se habilitó una sala de maternidad. Finalmente, el espacio se volvió insuficiente, por lo que fue demolido por etapas a partir de 1969, despareciendo sus últimos vestigios en 1988.

Durante su existencia, el hospital antiguo contó con dos congregaciones religiosas para la atención de los enfermos; éstas fueron: la Congregación de las hermanas de la buena providencia de Grenoble y la Congregación de la providencia de Chile

Tras la insistencia de la ciudadanía en 1967 se expropian los terrenos que comprendían la manzana entre Ariztía Poniente, Coquimbo, Socos y Pescadores, que eran ocupados por viviendas particulares. Finalmente, 19 de octubre de 1970, a las 11:00 horas, se inauguró y entregó simbólicamente el moderno edificio del hospital, que entró en funcionamiento el 1 de marzo de 1971 y cuyos trabajos comenzaron en 1967.

El futuro

Actualmente se está construyendo un nuevo edificio para el Hospital de Ovalle, el cual se encuentra en el sector de Altos de Tuquí, en la salida norte de la capital de la Provincia de Limarí, inserto en un terreno de 7,5 hectáreas.

Este establecimiento será uno de los más modernos del país y el más grande en cuanto a infraestructura en la Región de Coquimbo con una construcción de más 41.000 metros cuadrados, que contará con 7 pabellones, 219 camas y un helipuerto. Características con las que busca brindar atención de salud a todos los habitantes de la provincia y sus alrededores.

Dr. Antonio Tirado Lanas (1863 – 1940)

Médico de profesión, músico, profesor, filósofo y filántropo. Nació en Ovalle el 11 de julio de 1863. Estudió en el Liceo de Hombres de Ovalle, en el Instituto Nacional de Santiago y en la Escuela de Medicina de la  Universidad de Chile, recibiéndose de médico a los 23 años, ejerciendo principalmente en su ciudad natal.

Ejerció como cirujano, partero, ginecólogo, internista, pediatra y trataba con eficiencia las enfermedades de la piel y venéreas. Se perfeccionó en Europa, en especial en Francia. Mientras que en sus horas libres cultivó la música, a través de su instrumento favorito: el violín. Dominaba las partituras de los clásicos, admiraba a Bach, Mozart y Wagner.

Fue compositor y en 1888 fundó la Sociedad Musical de Ovalle, siendo su primer presidente.

Participó en el año 1893 en la creación del Cuerpo de Bomberos de Ovalle del cual fue Cirujano y Comandante entre los años 1915 y 1922. Gracias a su gestión se realizó la instalación del alumbrado para el cuartel, además de la adquisición de una bomba a vapor para el Cuerpo de Bomberos de Santiago.

Fue profesor de Filosofía en el Liceo de Hombres por varios decenios, donde también participó como fundador de la biblioteca del establecimiento y la cual donó todos los libros de su biblioteca personal. Fue autor del himno del liceo.

Perteneció a la Sociedad Científica de Chile a la que concurría con regularidad y en la que presentó valioso trabajos sobre Geología y Mineralogía.

Falleció en Santiago el 14 de mayo de 1940 y sus restos mortales descansan en el cementerio municipal de la capital de limarí. Actualmente, en reconocimiento a su trayectoria, en Ovalle una escuela, una calle y una Compañía de Bomberos, además del hospital local, llevan con orgullo su nombre.

 

Fuente: Lincoyán Rojas